¿Qué quieres buscar?

lunes, 23 de mayo de 2016

Las consecuencias del no dormir + Expotaku

Konbanwa

Hoy siento que tengo medio cuerpo aquí y el resto en el Más Allá. ¿Por qué?

Pues bueno, este fin de semana tuvimos la Expotaku en Coruña, y allá que fui con unos amigos. Prácticamente, los dos días que fuimos nos los pasamos (algunos) todo el día deambulando de un lado a otro por el recinto y alrededores.

Muchísima gente: eso es lo que hubo sobre todo el sábado. El día principal donde va todo quisqui. Las colas eran kilométricas, ya fuera por la mañana para comprar las entradas, como por la tarde para entrar en el recinto. De tanta gente que había, era imposible mirar los stands o andar tranquilo: en mi caso me agobié bastante. Pero lo peor vino a la tarde, cuando por culpa de la lluvia, las colas para entrar hacían desesperar a los que querían entrar para evitar mojarse -y luego estábamos un amigo y yo que nos colamos por un lateral en la misma puerta, todo sea por no esperar-. El aire puro y libre de aura humana era lo más preciado en este día.

El domingo ya fue más relajado, un día más dedicado a hacer tus compras, puesto que no hay tanta gente como el día anterior.

Pues eso, que tras dos días así uno acabará mallado de tanto caos. A mí normalmente no me afectan estos cambios, pero este año fue muymuymuy distinto y he acabado con medio cuerpo muerto. Y no es por la caminata -tengo los pies perfectamente a pesar de pasármela con tacones-. En parte puede decirse que es por la afluencia de gente y el hecho de no poder salir afuera debido a la lluvia -lo que nos obligó a buscar lugares dentro del recinto sin gente para intentar relajarnos-. Pero tampoco es esto último.

Lo que más me ha jodido es el NO DORMIR. No, no es que acostara tarde y me levantara temprano (me iba a la 1 a.m. a la cama y me levantaba a las 9:45 a.m.). El problema fue que, al menos el sábado, tardé dos horas en dormirme y me desperté dos horas antes de mi hora, lo que hizo que solo durmiera unas cinco/seis, cuando en realidad duermo ocho.

La razón de tardar tanto en pegar ojo fue debido a que mi amado cerebro me quiso atormentar un poquitín haciendo que soñara de continuo con el chico del que estoy colada y con el que había quedado a la mañana siguiente. Por culpa de esto me ponía nerviosa y ansiosa, lo que conllevaba que no diera pegado ojo. Y así es como a la mañana estaba medio en otro mundo y medio en este. Y el hecho de que hubiera demasiada gente lo empeoraba todo. También daba la impresión de que estuviera 'aburrida', pero menos mal que nos pasamos algún que otro rato en sitios relajados y volvía a ser yo.

En serio, por razones como esta a veces creo que esto de estar totalmente enamorada de alguien es más un problema que otra cosa. ¡Siempre me pasa lo mismo sobre todo si sé que al día siguiente me voy a topar con él! Cerebro mío, esos sueños tuyos no me ayudan nada, créeme. Deja de mostrarme cosas que parecen tan fáciles de hacer cuando sabes que no me atrevo a hacerlas... Aunque voy a admitir que el sábado, a pesar de que me pasé parte de la mañana a solas con él no me sentí inquieta, como me pasaba en un pasado. ¿Eso es algo bueno, no? 

Bueno, que por culpa de esto hoy estoy de cintura para arriba con el cuerpo mallado y el resto como una rosa. Por eso estoy tan segura de que el culpable es la falta de sueño y no la caminata con tacones. Cielos, como me recuerda esto a la vez que fui de reenganche a clase tras la noche de Halloween...

Ciao
Akatsuki

No hay comentarios:

Publicar un comentario