¿Qué quieres buscar?

sábado, 28 de febrero de 2015

Piedras, piedras y más piedras

Konnichiwa!

Esto lo iba a postear antes pero por tres razones no lo he hecho:

1) El miércoles (que es cuando pasó esto), tenía que estudiar para el examen del día siguiente.
2) El jueves, cansada de pasarme toda la semana hincando los codos, decidí no hacer nada en todo el día.
3) El viernes... era viernes. Qué más decir.


Y aquí estoy hoy para mostraros una de las tantas locuras que caracterizan a mi ciclo. Esta vez está relacionado con piedras. ¿Recordáis que hace un tiempo os comentaba sobre que teníamos que buscar frases para un trabajo? Pues este era ese trabajo: plasmar en piedras esas frases. Aquí os enseño algunas de ellas:




Las frases tenían que estar en castellano o gallego, por lo que de haber frases en otro idioma, había que traducirlas. Menudo sacrilegio para algunas. En mi caso, la mayor parte de mis frases eran de canciones de Within Temptation... hermosa forma de quitarle el encanto a una canción.


¿Y para qué íbamos a usar tantas piedras? Pues para hacer una instalación en clase (una instalación es como hacer una obra de arte, por así decirlo). Pero resulta que las profes no se aclaraban sobre lo que debíamos hacer, así que nos dejaron elegir a nosotras. Esta fue la que montaron algunas de mis compañeras:

 

Ya aviso que esto es lo que les dio usando caja y media de piedras: todavía quedaban otra media docena que decidieron no usar.

Mientras ellas hacían esto, yo y unas cuantas más nos fuimos hasta una playita cercana para recoger piedras pequeñas para dar como regalo a todos los asistentes de una charla que íbamos a tener en ese mismo día. En cada piedra escribimos un pequeño mensaje como "CALMA", "AMA", "SUEÑA", "ATRÉVETE", "OLVIDA", etc. etc. etc. y las colocamos en las sillas repartidas por el aula. En total fueron más de 60 piedrecitas tranquilamente. Y con las que nos sobraron (que aún fueron unas cuantas) hicimos este pequeño recorrido entre la puerta del aula y la entrada:



Y sí, el murete ese de la puerta hubo gente que se lo comió al pasar (como para no hacerlo, la verdad).

 En total, el montar todo esto nos llevó su horita y media (desde las 8:30 hasta las 10) y medio a contrarreloj, pues también había que despejar el aula de todas las mesas y colocarlas donde pudiéramos, sin hablar de las sillas, que tuvimos que recolectar de las tres aulas que tenemos en neustra zona del edificio.

Y para la semana nos tocará otra odisea parecida, pero esta vez a lo grande, supuestamente, pues tenemos que decorar el salón de actos y a saber qué tenemos que hacer con las 7-8 cajas que tenemos hasta de piedras para tal ocasión... Y eso sin contar con las que hay en otros ciclos que participan en la actividad...

 Ciao
Akatsuki

No hay comentarios:

Publicar un comentario