¿Qué quieres buscar?

domingo, 11 de octubre de 2015

En San Froilán

Konnichiwa!

Ayer fui hasta Lugo por motivo de las fiestas de San Froilán. Después de dar un rodeo por la ciudad (la mayor parte par buscar un sitio donde aparcar), nos acercamos hasta uno de los escenarios donde había concierto ese día. Al que fuimos a parar fue al que iban Aurym.


Ya había visto en Carballo de lo que son capaces las fans de este grupo, pero en aquella ocasión me había mantenido al margen. Ayer me metí casi en el centro de la tormenta. He de admitir que fue una experiencia interesante.


Lo primero que hay que recalcar son los gritos que pegan las muchachas. Del grupillo que tenía cerca de mí tengo que decir que tienen buenas cuerdas vocales, las condenadas (el hecho de que tuvieran entre 11-15 reflicte mucho). Con cada chillido que pegaban, sentía que se me iban a caer las orejas. Aunque en alguna ocasión lo deseé.

Luego estaban las que llevaban las típicas pancartas, casi tan grandes como ellas, cuyo objetivo es que los artistas les cumplan lo que escriben en ellas. Como yo estaba en un lugar bastante alejado del escenario, tuve la desgracias de que mi visión se viera interrumpida por estos elementos.

Llegó un moment- no, tres momentos en los que estuve a esto (con los dedos indicando "poco") de descojonarme de la risa.
  • Cuando tocaron la canción titulada "Volver", algunas de las fans se echaron a llorar a mares. Les tocaría la vena sensible, digo yo, porque vamos...
  • Era el cumpleaños de uno de los cantantes. Entre muchos de los regalos que le hicieron (lanzaron) sus fans, hubo un ambientador. Sí, un AMBIENTADOR de estos que anuncían estilo Brise un toque. Uno de sus compañeros le sugirió que lo usara para "quitarse el mal olor" xD
  • Este es el mejor de todos. Al lado mía había unas niñas de 11-12 años, más o menos, que hicieron un comentario muy gracioso. Viniendo de ellas, quiero decir. Una le dice a la otra: "El que a ti te gusta es el mayor de todos, pues tiene 27 años. El que me gusta a mí tiene 24". Repito que tenían 11-12 años. No me descojoné en su cara de milagro, pero sí que pensé para mí que yo tenía más oportunidades de ligarme a uno de ellos, que ellas mismas. Aunque tengo que admitir que a mí también me atrajo uno en concreto, pero es más por un fetiche mío que otra cosa.
Vamos, en otras palabras, fue un concierto muy divertido. Lo único que eché en falta fue la patata "rompecabezas". Es que en Carballo les lanzaron una patata con un corazón tallado en ella. El cantante que la cogió dijo que "con esto corazones no rompéis, pero cabezas unas cuantas". ¡Qué risas!

Y para acabar, os voy a dejar un pequeño vídeo del concierto, para qué observéis cómo actúa esta fauna tan encantadora.


Ciao
Akatsuki

No hay comentarios:

Publicar un comentario