¿Qué quieres buscar?

miércoles, 4 de febrero de 2015

Los peligro de la carretera nocturna

Konbanwa!
Hoy fui a una charla que daban en mi instituto por la tarde sobre autismo. Como en un futuro me tocará trabajar con niños, quien sabe si no me tocará a algún niño así. Fueron como mínimo unas tres horas de charla (desde las 5), aunque yo me fui cuando llevaba dos horas y media -tenía recados que hacer-. Es increíble lo rápido que me pasaron las horas... ¡ojalá fuera así por las mañanas!


Cuando salí era noche cerrada. Y me tocó ir a mí sola en coche. Que conste que odio conducir sola de noche, más si es por la ciudad. Y hoy no fue excepción. En mi trayecto me encontré con los típicos cafres que aparecen de pronto en la carretera: dos coches que se me cruzaron por delante y que por poco no me los comí; y una señora, que por no ir por el paso de cebra que tenía a diez metros, no se le ocurrió otra cosa que cruzar en el tramo a oscuras de la carretera. 

Y a todo esto añadirle el hecho de que me fui a la mejor hora del día: el momento en el que sale todo el mundo del trabajo y piensan que están en una carrera contrarreloj para ver quien llega antes a casa. Por culpa de esto me entraron unos nervios tremendos y ante eso me salió la risilla nerviosa esta que te da en estas situaciones.

¡¡Odio conducir por la ciudad de noche!! TT-TT
Ciao
Akatsuki

No hay comentarios:

Publicar un comentario