¿Qué quieres buscar?

domingo, 19 de agosto de 2012

Volviendo de las vacaciones

Konnichiwa!!
Lo siento por tener el blog tan abandonado en estas semanas, pero es que me encontraba de vacaciones por Cartagena. Y justo volví ayer por las 10 y pico de la noche.

Seguro que quereis saber que tal me fueron las vacaciones, ¿verdad? Pues bueno, puedo deciros unas cuantas palabras para describir como me fue: calor, medusas, playa, dormir mal, despertadores y cucaracha. No tienen mucho sentido, pero os voy a ir explicando una a una lo que quieren decir... 

    -Calor: En Cartagena hacia tanto calor que parecía que estuvieras con los dos pies en el infierno (sin exagerar). Nunca bajó el termómetro de los 27º durante el día, y por la noche lo más bajo eran 24º. Durante el día tenías que estar encerrado en casa, con las ventanas abiertas o con el ventilador y el aire acondicionado. Además, solo se podía salir a dar un paseo tirando hacia la noche, porque si ibas por el día... En fin, que más te valía ir con sombrilla todo el tiempo, porque el sol quemaba lo suyo y te dejaba roja. Aunque nosotros, como masocas, salíamos por el día y por encima íbamos a sitios en los que no había demasiada sombra. Como se nota que éramos turistas.

    -Playa: Por culpa del calor, teníamos que pasarnos casi todos los días en el agua, la cual no es que refrescara mucho. En Cartagena hay una playa estupenda, de agua fría y muy abarrotada de gente... y que además, en vez de arena, es de piedras. A mí no es que me importara, pero como que a la familia no le gustaba nada de nada. En fin, que para que todos estuviéramos contentos, nos íbamos a La Manga, a una media hora de Cartagena. Aquí las playas estaban más vacías, pero era imposible nadar. ¿Por qué? La zona más profunda (y que estuviera en el límite de la zona de baño) me llegaba por las caderas, aunque había algunas zonas que te cubrían toda, pero tenías que alejarte mucho, pero mucho, de la orilla y eran muy escasas y estaban en ciertos sitios. Y como yo soy de esas que piensan que las playas están para estar todo el día en el agua, me tenía que joder y nadar como pudiera. Y así durante las casi 3 horas que nos tirábamos allí.

    -Medusas: En La Manga no solo había el problema de la poca profundidad, sino que también había un montón de medusas, lo que me jodía aun más porque me resulta molesto tener que estar espantando medusas cada 2x3. Y además las había bastante grandes. La de la foto es la que más abundaba por allí y mi padre encontró una que era más grande que su puño. Luego había otras, con pinta de globo y blancas. Mi padre vio una que era casi imposible cogerla con las dos manos (según él).

Bue, lo voy a dejar aquí por hoy y mañana (si puedo y me acuerdo) os sigo contando.

Ciao
Akatsuki

No hay comentarios:

Publicar un comentario